José Gregorio Hernández, espíritu que cura

Las creencias religiosas en Medellín van más allá de una iglesia o culto determinados. Son muchos los lugares donde las personas se reúnen con el fin de elevar plegarias, buscar sanaciones y dar gracias a seres invisibles a quienes se les han otorgado poderes curativos y milagrosos. José Gregorio Hernández es uno de ellos.

Un barrio común. Un callejón. Una puerta café, cuya madera no ha sido aún tocada por pinturas coloridas, sino que luce natural, solo barnizada para evitar el daño que causa el tiempo, es la entrada a un mundo tan mágico como real. El piso es viejo, con baldosas amarillas y rojas que se alternan, para formar una especie de tablero de ajedrez en el que están, de pie, fichas humanas convocadas por el deseo de ganarle la partida a un adversario común: el mal que aqueja sus vidas.

Una tenue oscuridad domina siempre una pequeña sala en la que se acomodan sistemáticamente varias de esas típicas sillas blancas de plástico. Las paredes, pintadas de un azul muy parecido al del cielo, sirven como soporte para las repisas que sostienen estatuas y cuadros de santos y vírgenes. Unas flores blancas y amarillas reposan agrupadas a los pies de cuatro imágenes de casi un metro de alto cada una. La Santísima Trinidad, el sagrado corazón de Jesús, la virgen María y el médico José Gregorio Hernández parecieran observar impasibles todo lo que ante sus ojos sucede.

Es sábado. Son las dos de la tarde y ya hay casi quince personas en el lugar. Los rumores se confunden entre sí. Algunos conversan. Otros, simplemente, recitan en voz baja oraciones y plegarias dirigidas a seres invisibles, como si los vieran presentes. Por todo el lugar sobresale una presencia, que se hace material en pinturas, afiches enmarcados y figuras de yeso, el hermano José Gregorio Hernández, como suelen llamarlo, es el foco principal de las visitas de este día.

“Que entre el bien y salga el mal. Fuera rezos, bebedizos, maleficios y enfermedades.  Limpia Señor primeramente el alma de estas personas y dales la salud que su cuerpo necesita”, se escucha una voz, y todos se disponen a mirar a la mujer de la cual proviene. El silencio hace que sus palabras se oigan con mayor claridad, con más fuerza. Se llama Socorro y, como haciendo honor a su nombre, se dedica a ser el camino que conduce a la salvación de todos los que ponen su fe, cada quince días, en los ritos de curación que en su casa se realizan.

Socorro, su esposo Pedro y su hija Herlinda se dedican, al igual que otras personas de Medellín, a servir de médiums entre la gente y el médico José Gregorio Hernández, quien, pese a estar muerto hace muchos años, sigue curando, por vías milagrosas, a todos los que padecen enfermedades “naturales o postizas”. Con las primeras, se hace referencia al tipo de patologías que requieren la intervención de la medicina convencional para ser curadas; con la segunda se nombra a aquellas que no se originan por fallas del organismo, sino por maleficios y brujerías.

La religiosidad popular en la ciudad

En Medellín, al igual que en otros lugares, no solo de Colombia sino del mundo, se presenta una serie de creencias colectivas, que se propagan, cobran sentido y le dan fundamento a sacerdotes, pastores y predicadores o, bien, a aquellas personas que se autodenominan brujos, hechiceros, magos o médiums. Este fenómeno social es conocido como religiosidad popular, la cual, como explica el teólogo Tomás Bolaño, “es aquella que de forma autónoma, libre y sincrética practican los fieles de una iglesia oficial o no, los que no confiesan una fe y hasta los mismos escépticos, mediante acciones que mezclan la liturgia oficial, la magia y, en algunos casos, la superstición”.

La relación que establece el hombre con un dios, con una religión, es parte fundamental de su vida. Por ello, no es extraño ver por las calles de la ciudad un gran número de edificaciones, que se convierten en espacios de encuentro de grupos dedicados a realizar ritos y celebraciones religiosas. Iglesias adventistas, católicas, cristianas, evangélicas, centros de oración,  son algunas de las denominaciones que se le da a los lugares donde convergen cientos de personas con una frecuencia regular a orar y poner sus problemas en manos de seres que, aunque no pueden ver, tienen poderes extraordinarios, capaces de curar una enfermedad, de traer suerte o, simplemente, de dar tranquilidad a sus vidas.

Este tipo de prácticas, que muchas veces anuda el catolicismo con la presencia de seres sobrenaturales, tiene una fuerte carga histórica en Latinoamérica. Ya desde la época de la conquista, que propició el encuentro de varias culturas, se dio una especie de fusión entre la religión católica y las creencias de indígenas y africanos. “El presupuesto antropológico de españoles, indígenas y africanos, cada uno por su parte, aportó algo de su propia Religiosidad, para la formación de la Religiosidad Popular colombiana, que nació de esa forma, con un acento particular dado a las devociones católicas inculcadas por los misioneros españoles y aceptados por los indios y africanos que las hicieron parte de su propia vida religiosa”[1].

Así, la religiosidad popular esconde un abanico de significados y símbolos, que se constituyen como un aspecto cultural importante y necesario. Ésta, “se expresa en varias formas: en la devoción a los santos y vírgenes, en la veneración de muertos milagrosos, en la participación en cultos espirituales, en el curanderismo y en las nuevas sectas evangélicas y pentecostales. Los católicos son devotos de santos, vírgenes, ánimas milagrosas y espíritus, todo al mismo tiempo”[2]. En todo caso, como lo explica la sociología, la religión juega un papel fundamental, ya que solidifica, vincula y organiza las relaciones de los hombres entre sí.

La limpieza del cuerpo

“Los misterios que vamos a contemplar hoy son los gozosos. El primero es la encarnación del hijo de Dios”. Socorro sigue dirigiendo lo que está por suceder. Un Padre Nuestro, y empiezan las diez oraciones a la virgen, que paso a paso se van convirtiendo en más y más, hasta llegar a cincuenta. Al terminar cada ronda de diez Ave Marías, entonan cantos dedicados al espíritu del doctor: “Médico es, y al mismo tiempo santo, José Gregorio y su apellido Hernández. De todo el mundo, noticias van llegando de sus proezas y todos sus milagros… Del cielo ha bajado a traernos la paz y al siervo Gregorio su poder le dio. Ave, Ave, Ave María…”

Todos los presentes están concentrados en las oraciones y esperan pacientes con un ramito verde en la mano (por el cual han pagado mil pesos), mientras el sitio se impregna de un fuerte olor a ruda, esa planta proveniente del Sur de Europa y que tiene usos decorativos, medicinales y culinarios. Socorro se para en un extremo de la sala, justo al lado de una grande urna, en la cual reposa, de pie, la estatua de José Gregorio. En el mismo orden en que están sentadas, las personas se van poniendo de pie, llegan donde está la mujer y le entregan el ramo de ruda. Ella le da, a quien tenga el turno, una cruz de gruesa madera, para que, con ambas manos, se la acerque al  corazón.

Luego, le ordena a quien tiene la cruz que rece mentalmente tres padre nuestros, que cierre los ojos y pida ser sanado. Con el ramito verde, hace lo que ellos llaman una “limpieza del cuerpo”. Empieza a pegarle sistemáticamente en la cabeza, los hombros, la espalda y así va bajando hasta llegar a las piernas. Nadie más puede estar cerca, porque, como explica Marcela, una joven que allí se encuentra, “las energías negativas que salen del cuerpo de una persona se pueden pasar a otra”. Luego de casi cinco minutos de este ritual, pasa alguien más y así sucesivamente, mientras los demás siguen orando. Pedro, el esposo de Socorro, continúa parado al frente de ese altar donde los velones arden en ofrenda a los santos.

El médico de los pobres

En el año 1919, Venezuela se vistió de luto. Uno de los personajes más queridos del momento murió, luego de ser arrollado por un automóvil. El doctor José Gregorio Hernández Cisneros, de 55 años, había dedicado gran parte de su vida a curar enfermedades, especialmente de gente más pobre, por lo cual contaba con el aprecio del pueblo. La noticia de su accidente ocasionó no solo pena y dolor, sino una serie de atribuciones milagrosas que se tejían en torno a su espíritu, y que, poco a poco, iban constituyendo un imaginario colectivo que traspasaría las fronteras venezolanas.

Desde entonces, muchos aseguran haber sido intervenidos por el médico, quien, por medio de rituales y médiums, es capaz de curar desde simples dolencias, hasta un cáncer.  En un principio, el culto popular hacia José Gregorio Hernández se focalizaba en torno a su tumba, la cual se convirtió en un lugar de peregrinación. Se empezaron a diseminar historias acerca de curaciones milagrosas por parte del difunto médico.

En los sectores populares crecía el número de testimonios que daban cuenta de los prodigios del médico. La iglesia católica decidió, en 1949, empezar a recolectar información acerca de las curaciones milagrosas. En 1958, se enviaron a Roma los datos recolectados y, en 1971, se aprobó el grado de Fama de Santidad de José Gregorio Hernández.   Aunque en 1986 obtuvo la categoría de Venerable por parte del Papa Juan Pablo II, el camino hacia su beatificación no se ha completado, pues  resta un milagro comprobado para declararlo santo oficialmente. Aún así, el médico es considerado como tal por sus seguidores, muchos ni siquiera saben que no ha sido aún canonizada la figura más resaltante de Venezuela en el siglo XX, tanto, que su pueblo natal, Isnotú, ha sido declarado Lugar Espiritual de ese país.

La iglesia entiende este fenómeno, ya que reconoce el entramado cultural que hay tras de sí y reconoce la fe que hay puesta en el médico, pero hasta no comprobar un milagro, no pueden declarar santo a nadie. “Es posible que una persona, a través de un santo reconocido por la Iglesia, o todavía no reconocido, pero que fue un hombre que siguió al Señor, que cumplió bien sus deberes, pueda obtener un favor y, en ese caso, puede manifestarse Dios con una obra milagrosa. Pero, no todo lo que se diga puede atribuirse como milagro, por eso la Iglesia tiene la causa de los santos, el estudio de esos favores que la gente dice que ha obtenido a través de personas santas, y hay un proceso para determinar si es obra milagrosa o no. La Iglesia reconoce muy bien que la religiosidad popular es un elemento que entraña muchas razones de ser y que se asientan sobre una tradición, pero en curanderos no confía”, dice el sacerdote Luis Fernando Pérez.

En la actualidad, los restos del médico reposan en el atrio de la iglesia La Candelaria, en Caracas. Fueron trasladados allí desde 1975, a causa de que en el antiguo cementerio donde se encontraba, las llamas de las velas puestas por los fieles sobre sus tumbas, ocasionaron un incendio. En La Candelaria se celebra a diario, a las seis de la tarde, una misa en honor de José Gregorio, quien es considerado el “médico piadoso o médico de los pobres”.

El espíritu de José Gregorio se hace presente

Socorro sigue limpiando con ruda a quienes se acercan. De un momento a otro se oye una fuerte respiración. Pedro se empieza a mover con fuerza, y parece convulsionar. Todos se detienen, lo miran y reciben las bendiciones que da hacia todos los lados de la sala. Sus ojos ya están cerrados, su respiración agitada, su cuerpo tensionado, como si algo más fuerte que él mismo lo habitara. Camina sin abrir los ojos y los mantendrá así durante aproximadamente una hora o más. Se ubica en medio del salón y, una a una, las personas que ya pasaron por las manos de Socorro se van a cercando al hombre, quien, ya no sería del todo Pedro, sino el cuerpo de éste con el espíritu de José Gregorio Hernández, según la creencia de todos los que allí están.

Pedro es un hombre gordo. Lleva pantalón y zapatos negros y una camisa blanca de botones. Al mirar la estatua de José Gregorio puede verse cierta similitud en el vestir. El médico se caracteriza por llevar vestido de frac, sombrero de copa y maletín de ejecutivo. Algunas veces, la iconografía lo hace ver con pantalón negro y camisa blanca, otras, todo vestido de este último color.

“Buenos días santo y venerado hermano, si tú quieres me puedes sanar”. Se oye esa frase cada vez que una persona pasa a las manos de Pedro, quien, aún con los ojos cerrados, empieza a curar. Una serie de movimientos empiezan a ser ejecutados. El hombre levanta las manos, agarra objetos invisibles y parece aplicar inyecciones, coser heridas y aplicar ungüentos que a la vista son imperceptibles. Sus rituales de sanación empiezan en la cabeza y pasan por la espalda, el pecho, las piernas, el abdomen. Al cabo de un rato, casi todas las personas ya han pasado a ser sanadas, pero las oraciones no se detienen.

Los milagros del médico

Desde la muerte de José Gregorio Hernández, muchas personas han contado que el  medico actuaba durante el sueño, operándolos. Algunos decían que el milagro se había efectuado porque al día siguiente, cuando despertaban, encontraban recetas médicas con su puño y letra o cicatrices asombrosas en el cuerpo.

Luz María es una mujer de 43 años que visita a Pedro y a Socorro desde hace casi nueve. Ella y su familia creen fielmente en los poderes curativos de José Gregorio Hernández, pues han sido muchas las veces en las cuales se han visto fuera de males y problemas, al hacerle alguna petición. Han sido sanados, han conseguido empleo, han salido de situaciones que los atormentaban y, ella es una de esas personas que ha sido operada por el espíritu.

“Hace como seis meses yo estaba sufriendo de unos dolores muy fuertes en el pecho. Fui donde el médico, me mandaron exámenes, me hicieron un electrocardiograma, pero no me salía nada en los resultados, aparecía como si estuviera muy saludable, pero yo solo quería dormir y ya no aguantaba el dolor.  Luego decidí dejar todo en manos de Pedro. Él me dijo que me preparara el miércoles por la noche, porque el doctor José Gregorio me iba a operar. Tenía que  dormir sola y tenía que poner un vasito con alcohol y una mota de algodón en la mesita de noche. Estaba muy nerviosa, pero me quedé dormida. Luego, sentí que me hacían algo en el cuello y en el pecho, cuando me desperté tenía mucho calor, estaba sudando. En el transcurso de la semana estaba en perfecto estado, se habían desaparecido mis dolores”.

Como Luz, hay otras personas que dan cuenta de los milagros del médico. Hernán Yepes y su esposa Rosa visitan desde hace algún tiempo la casa de Pedro y Socorro, pues necesitan ser sanados por el médico, quien ya alivió a la mujer de unos fuertes dolores en el vientre, pero aún no ha podido quedar embarazada. “Creemos mucho en el hermano José Gregorio Hernández y esperamos que así como me ha aliviado, nos ayude a tener un hijo”.

Así, podría haber una larga lista de historias de personas que aseguran que fueron sanadas o ayudadas por José Gregorio Hernández. Tan solo en la casa de Pedro puede verse la devoción con que oran y piden por sus necesidades. Hay, incluso, una pequeña urna a los pies de la estatua del médico, en la cual se echan las cartas que ellos escriben con sus peticiones, pues aseguran que los santos las leen para concederles sus favores. Pedro asegura que ningún humano, ni siquiera él, las mira, tan solo el espíritu del doctor y quienes la escriben saben cual es su contenido.

Religiosidad popular en pleno siglo XXI

Estas prácticas religiosas, desde el punto de vista de la sociología, hacen parte de una cultura en la cual las personas se aferran a un Dios o a una creencia, buscando tranquilidad espiritual en la vida terrenal. Para el sociólogo Luis Javier Robledo, profesor del departamento de sociología de la universidad de Antioquia, “las creencias, los procesos y las acciones de fe que se realizan  validan permanentemente la necesidad de esa fe, pero no  logran demostrar la existencia real de eso en lo que creen, ya que está fundamentado en algo cultural solamente”.

Dichas creencias vienen desde hace muchos siglos. En un inicio, el curandero o espiritista era la persona que suplía la falta de un médico en determinado lugar, además, cumplía con la función de crear o mantener un imaginario colectivo. Sus procedimientos y supuestas curaciones estaban basados únicamente en la fe de las personas que acudían a él. Pero, aún en este siglo siguen existiendo estas creencias arraigadas que movilizan grupos enteros de personas, vistos con regularidad en Medellín.

Como explica Robledo, “si todavía existen esas creencias es porque en pleno siglo XXI no nos hemos desligado del pasado, todavía mantenemos prácticas pre modernas en un mundo moderno, y, lamentablemente, están fundadas en la ignorancia de la gente. Hay una contradicción del siglo XXI, y es que a pesar del progreso científico se mantienen las creencias y la fe como parte de la cultura.  En el siglo XX y XXI se dio la oportunidad de salir de la oscuridad, pero todavía hay gente que sigue atada a creencias de tiempos pasados. Desde la razón solo queda respetar, pero respetar no significa ponernos de acuerdo y acatar esas prácticas que no tienen ningún fundamento.”

Por otro lado, para la teología, la tradición espiritual católica que tiene la ciudad, y en especial el pueblo paisa, le hace campo propicio para que los distintos cultos hagan su proselitismo. Así  mismo, la cultura religiosa del paisa no alcanza a tener buenos fundamentos para conocer a profundidad sus creencias y por eso cuando descubren un verdad que no les da la iglesia, se hace posible que cambien a unos cultos más efectivos.

Muchos de estos cultos les ofrecen a las personas lo que en la iglesia católica no pueden encontrar. En el caso de José Gregorio Hernández, como dice Tomás Bolaño, “ha sido utilizado por curanderos charlatanes, lo cual ha incidido en el desprestigio de su causa de beatificación. El que quiera recibir de Dios los favores por la intercesión de este siervo lo debe hacer directamente, sin estos charlatanes”.

“Hay que orar por nuestros hermanos”

El mismo Pedro explica cómo muchas personas invocan a José Gregorio Hernández, para hacerle creer a la gente que pueden curar, pero, “lo único que buscan es ganar dinero a costa de la fe de otros”.

Socorro trata de explicar el sentido de la misión que cumplen: “Nosotros no somos los que curamos a la gente. Somos solo unos intermediarios para que José Gregorio y Dios puedan sanar. Por eso, tenemos que pedirle al Señor que todos los días nos ilumine y que no señalemos a nuestros hermanos, sino que oremos por ellos”. Por eso, nunca cobran dinero por las sanaciones que se celebran en su hogar.

Pedro es carpintero y su esposa es empleada en una fábrica. Su vida transcurre en la normalidad, exceptuando los sábados y domingos que dejan de ser simples personas, para convertirse en médiums. Hace muchos años, siendo joven aún, Pedro descubrió que tenía un don, podía ver cosas que otros no, podía comunicarse con Dios y con los santos. Así, se dedicó a cultivar esa capacidad y quiso explotarla, aún después de formar una familia, estableció los rituales de sanación, para aquellas personas que necesitaban ayuda.

“Dios nos mandó a cumplir una misión y tenemos que tratar de cumplirla.  Debemos orar por nuestros hermanos, ya que muchas veces no podemos darles las cosas que corporalmente necesitan. Tenemos que vivir una vida buscando el pasaporte para la vida eterna, muchos buscan un pasaporte para irse a un extranjero, muchas veces a sufrir, pero no se preocupan por la salud de su alma”.

Pedro espera que su acción de intermediario entre los santos, Dios y las personas ayude a muchos a hacer más llevaderas algunas dolencias de sus cuerpos y de sus almas. Su misión está, no solo en socorrer a las personas, sino en llevar el mensaje de que “hay que amar a Cristo, ese que está en los sacerdotes, en los vecinos, en cada hermano, en el mendigo que va caminando por la calle. Ni usted ni yo sabemos quien es esa persona que vemos por ahí, será el mismo Dios que está ahí y, muchas veces, no le tendemos la mano”, dice.

Hasta una próxima misión

Ha pasado la última persona a la sanación. Pedro aún está en trance, ha dicho algunas palabras a algunos de los que se han puesto en sus manos. Mientras tanto, Herlinda, la hija, ha pasado por cada silla dando de beber un líquido transparente que parece agua, pero tiene un sabor extraño, como a remedio. Los fieles la beben y piden por sus necesidades.

De pronto, Pedro parece volver en sí, luego de un largo sueño. Se mueve con fuerza, de nuevo la respiración se siente agitada. Se balancea, parece que va a caer. Arriman una silla, lo sientan y le cubren la cabeza con una blanca toalla. Él se queda unos minutos ahí sentado, inmóvil, cansado, agotado más bien. Se quita la toalla y tiene la satisfacción pintada en la cara, “su espíritu ha entrado de nuevo en su cuerpo, la obra sanadora de José Gregorio ha terminado por hoy”, explica Socorro.

Se ha acabado la sanación de este día. Socorro pide una colaboración para comprar los velones que alumbran el altar. Algunas personas se acercan y le tienden un billete de mil o dos mil pesos. Otros tan solo salen del lugar sin despedirse. Muchos más se acercan a Pedro y a su esposa para hablar con ellos, para contarles sus males, para pedirles alguna receta para sus dolores y enfermedades.

El lugar cada vez está más vacío. Solo quedan aquellos que van a pagar por los riegos, jabones, inciensos, aromas, que allí se venden. Una música religiosa suena. Claramente puede leerse, en un tablerito pequeño, verde como los de las escuelas: “Próxima misión, 15 de diciembre”.


[1] Orientación de la religiosidad popular en Colombia. Medellín. Editorial Bedout S.A. Pág. 170

[2] Pollak Eltz, Angelina. La religiosidad popular en Venezuela. En: Sociedad y Religión. Nº 9, 1992. Pág. 20.

About these ads

Acerca de Medellín entre Letras
Historias de ciudad. Una propuesta periodística para la ciudad de Medellín. @MedellinLetras

44 Responses to José Gregorio Hernández, espíritu que cura

  1. Anónimo dice:

    Soy maria del carmen vanegas acevedo ya llevo ocho meses de haber publicado mi sanacion yestoy excelente de salud Gracias a papa dios y mi adorado doctor jose gregorio hernandez hoy tengo un joven llamado pablo restrepo se contaco en mi face para que ore por su salud lo estoy haciendo con mi fe puesta en ellos para que acudan a el y lo curentiene mucha fe estoy segura que va a ser curado ya lo publicara haganlo con fe en nombre y con el permiso de papa dios a todos y todas lesdeseo la mejoria y curacion de su salud. Los amo

  2. carmen rosa ramirez escudero dice:

    tu ya sabes mis enfermedades amen amen y amen

  3. juen dice:

    con respeto a todos ustedes les comento que el unico que sana es es jesus el entrego nuestras enfermedades en la cruz por nosotros no crean todo lo que les dicen este espiritu es malo si se dan cuenta el quita un mal y con el tiempo sale otro esto los consume si en la tierra centimos dolor de cualquier cosa haciendo caso de estas creencias los llevaran a un lugar muy feo donde centiran dolor para toda la eternidad crean en jesus el es el camino y la verda no nada mas que decir en la biblia nunca dice que Dios va amandar espiritistas a sanar solo DIos sana leean la biblia a mi me paso y les comento esto para que caigan en cuenta solo ESPIRITU SANTO JESUS Y DIOS sanan creanmen o si quieren vayan donde aquellas personas que dicen que tienen el espiritu de este jose gregorio y preguenten si ellos creen de DIOS JESUS Y ESPIRITU SANTO LES DEJO ESA INQUIETUD

  4. diana dice:

    te ruego doctor jose gregorio cures a mi tia ana gladys agudelo moreno de cancer de higado te lo suplico cob.mucha fe.

  5. joel dice:

    SEÑOR TE PIDO QUE LE DES EL PODER AL DR SANTO JOSE GREGORIO HERNANDEZ A QUE ME CURE DE LA CULUMNA PARA PODER CAMINAR BIEN TE LO PIDO AMEN.:

  6. veronica dice:

    Dr jose gregorio Hermandez te inploro cures de su cancer al padre de mis hijos confio en ti por tu bondad en vida y la fe que tiene nuestro pueblo venezolano en ti.

  7. wilder hincapie dice:

    dr jose gregorio te pido que me cures a mi padre cesar hincapie betancur que esta enfermo de la columna y le esta molestando mucho a todo instante tiene dolor señor ayudame por favor

  8. Sangregorio a qui estoy frente a ti pidiendote de rodilla queu sanes a mi madre rubiela pineda que tiene cancer incurable
    Dale vida para q regrese acasa
    Con sus hijas q tanto te aman

  9. ROSARIO A JOSÉ GREGORIO HERNANDEZ CISNEROS

    Para comenzar: Con el rosario ordinario, se dice:
    El Credo,
    Un Padre Nuestro y,
    Un Ave María.

    Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas: me pesa de todo mi corazón de haberos ofendido, por ser Vos quien sois, bondad infinita; y también me pesa, porque me podéis castigar con las penas eternas del infierno. Propongo, firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

    En las cuentas grandes de los misterios: “Este rosario lo reza el Padre Eterno, lo reza Jesús de Nazaret, lo reza el Espíritu Santo y lo reza la Santísima Virgen María, para darle más poder al espíritu de José Gregorio Hernández Cisneros, para que haga las sanaciones con sus manos a los enfermos que él toque, queden sanados, la medicina son sus manos, para sanar y queden sanados”.

    En las 10 cuentas pequeñas: “Padre nuestro, que estás en el cielo; santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación, y líbranos del mal. Amén”.

    Para terminar:

    Un Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
    Un Señor mío Jesucristo,
    Un padre nuestro y
    Un Ave María.

    Bendición:
    Que el Señor nos bendiga y nos guarde; que ilumine el Señor su rostro sobre nosotros y nos sea propicio; que el Señor nos muestre su rostro y nos conceda la paz. Y que el Señor nos bendiga a todos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

    “FAMILIA QUE REZA EL ROSARIO UNIDA, PERMANECE UNIDA”

  10. Ofelia Pinto dice:

    Hola, quisiera la direccion exacta para poder visitar y asi poder sanarme, tengo Fe que el Dr. Jose Gregorio me hará el milagro. Gracias.

  11. Milena dice:

    Buenos días, me comunico desde Bogotá, quisiera saber la dirección de Medellín para visitarlos es urgente por favor. Necesito la dirección o indicaciones para llegar a la casa del Dr. Gregorio. Mi correo es milenamoreno2510@hotmail.com

    Gracias.

  12. Maria dice:

    Dr. Jose Gregorio ouça o meu clamor tenha piedade de mim, tudo que estou sofrendo neste momento, me ajude a encontrar a curar a enfermidade da minha filha, so Deus sabe o quanto, o quanto estou sofrendo, me ajude neste momento de muita dor e desepero. ilumine seus caminhos e a proteja a ela sabedoria, luz e descirnimento, prudencia,perseverança, serenidade e abra as portas de um emprego pra ela e que ela siga o caminho e possa continuar estudar a carreira Universitaria que sempre sonhou e devido a tantos
    problemas familiares e obstaculos nunca ha podido concretizar., senhor tomar providencia em tudo aquilo que senhor pode muda eu creio e confio em teu poder por isso deixou tudo em tuas mãos. mim de forças pra enfrenta esses problemas de saude mim cura senhor acalma meu coração que esse problema meu de saúde não seja nada grave, mais se for esteja meu lado pra que eu posso superar tudo que vinhe a ser, e mim ajude vencer essa dificuldades financeira que estamos passando.

    um emprego de carteira assinada mas para ela nunca dava certo ela ja avia desanimado em conseguir o emprego,foi ai padre que eu falei para ela pedir a graça para Deus que ela tanto queria.
    Gostaria que me ajudasse a conseguir um bom quarto/studio, renda aluguer barata num local de acesso a vários tipos de locomoção, com vizinhos bons e respeitadores, num ambiente tranquilo, sem drogar o roubos. Pido para poder vender um terreno pinhal/eucalipetos pois ja o trataram de encendiar varias vezes e roubaram-me os pinheiros com cortes na lenha, tive muito prejuizo (estou enferma, assim como a minha filha) ambas atualmente desempregadas

  13. Mirella dice:

    Dr gregorio curame de toda las enfermedad que pedece mi cuerpo mi sangre mis celulas te lo suplico cura mi garganta en el nombre de Dios En tus manos me pongo para que me hagas el milagros amen

  14. Elbert Ferrary Saenz dice:

    Gracias Dios mio por permitirle al Doctor Jose Gregorio Hernández que le devolviera la salud a mi hijo hace 23 años, y hoy te pido doctor Jose Gregorio que vuelvas a interceder ante Dios por mi hermano Gonzalo y que te permita curarlo del cáncer que padece, y le de otra oportunidad para seguir viviendo lleno de salud, en ti confio señor Jesucristo y en tu infinita misericordia al igual que en el angel que pusiste en la tierra y quien ahora desde el cielo sigue ayudando a todos los enfermos Doctor Jose Gregorio Hernández. DECLARO SANO A MI HERMANO GONZALO ANDRES , En el nombre del padre , del hijo , y del espíritu santo ,,,AMEN

  15. Anónimo dice:

    para publicar yo maria del carmen vanegas acevedo fui diagnosticada con esclerodermia y fibromialgia tuve episodios gravisimos y dolorosos debido a la muerte de mi hija menor por accidente de transito en el año 2010 31 de diciembre esto me estaba matando lentamente y esto se diagnostico pues aseguro que el dia 24 de julio cuando desperte me senti muy ingerida con escalofrio asustada y temblorosa con taquicardia y miedo cuando reaccione me di cuenta que el DOCTOR JOSE GREGORIO HERNANDEZ estuvo conmigo en la noche y hoy 25 de julio de2013 me siento superbien no tengo los dolores que me aquejaban y noto con gran alegria que tengo mucha disposicion tengo 2 hermanas que estuvieron muy enfermas a punto de morir se las entregue a EL y todavia estn vivas hoy llevo 17 dias haciendole la novena rogandole a DIOS MI PADRE que le regale EL DON DE SANACION para mi y lo logre GRACIAS PAPA DIOS Y DOCTOR JOSE GREGORIO HERNANDEZ por este milagro recibido invito al mundo entero para que pidamos la canonizacion del SIERVO DE DIOS ahora que nuestro SANTO PAPA esta canonizando los SANTOS estamos a tiempo de que nuestro vecino pais tenga su propio SANTO soy de medellin antioquia mi correo es carenvace@hotmail.com mi felicidad tambien es publica los amo

  16. miguel angel dice:

    !oh¡ señor mio tu que tanto has bendecido a tu amado siervo Dr.Jose Gregorio Hernandez, que tu gran misericordia la has dado el poder de curar a enfermos y socorrer a los necesitados, consedeme señor la gracia de curar a mi madre Maria Julia Castillo de Blanco,tu como gran medico espiritual de mi alma y de mi cuerpo, si ha de ser para tu gloria.
    Consedeme esta gracia que necesitamos, en el nombre de nuestro señor Jesucristo quien nos enseño a orar diciendo.Padre nuestro que estas en el cielo san tipificado sea tu nombre venga tu reino hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo perdona a quienes nos ofenden así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. no nos dejes caer en tentación y libranos de todo mal .Amen-

  17. Anónimo dice:

    san gregorio te pido por la salud de mi esposo que lo sanes de la enfermedad que padese usted que es muy milagroso te lo pido de corazon

  18. rio rosa dice:

    señor dios todo poderoso permite a tu siervo el dr.gregorio hernandez cisneros que intervenga en mi curacion completa,tengo al parecer segun los estudios unas bolitas en los ganglios,un incipiente bocio y las arterias de mi corazon obstruidas por grasa acumulada que me opinan que es irreversible,ahora que estoy conociendo las maravillosas curaciones del dr.le pido de todo corazon que me ayude a sanar…..

  19. Teresa hincapie dice:

    me gustaría que visitaran otros municipio especialmente chigorodo

  20. Laura Santa dice:

    El Doctor Jose Gregorio Hernandez ya me ha hecho dos milagros, el primero fue q me sano de un dolor de vejiga que padecia, eso acontecio hace cuatro años en el municipio de amaga donde una señora mediaba para contactar al Medico. Gracias a el estoy sana.
    El pasado lunes tres de Junio de 2013 yo llame al medico ya que por mas de cuatro años tenia un dolor insoryable en las piernas, a eso se sumaba que no tenia seguro ni dinero para ir al medico. El dolor se incremento entonces me acorde del Doctor, antes de acostarme puse al lado de mi cama una mesita con mantel blanco, un rosario, la Virgen Maria, San Jose, el Niño Dios y una rosa rosada. Rece padre nuestros , una casilla del rosario y pedi la intercesion de Jesucristo, y obviamente le pedi al Doctor Jose Gregorio que viene y me sanara de mi dolor, y le dije que me sanara de cualquier otra enfermedad que padeciera mi cuerpo.
    Me acoste, me dormi y en la noche me desperte y senti una especie de calambre en todas las piernas, no me dio miedo y segui durmiendo. Al dia siguiente el dolor de mis piernas desaparecio milagrosamente, pero presentaba un dolor similar a la vez pasada en que el Doctor me opero, en este momento me estoy recuperando de la operacion pues tengo un leve dolorcito en el estomagoo, y mis piernas. Pero decreto el milagroo que me hizo el doctor Jose Gregorio Hernandez y. Gracias a el soy una mujer sana libre de todo dolor.

  21. miriam dice:

    señor jesus por el inmenso amor, poder, sabiduria y misericordia que tu posees,tedoy gracias DIOS,te alabo y te bendigo eternamente,y te ruego q por intermedio de tu siervo jose gregorio,sanes fisica y espirituamente a mi familia pues llevamos mucho tiempo sufriendo muchas enfermedades y tambien muchos problemas delicados que llegan simplemente porq a cualquier persona se le antoja complicarnos la vida.te agradezco señor jesus por escuchar mis suplicasy por permitirle a tu siervo jose gregorio atender nuestras necesidades,amen
    .

  22. jd tm dice:

    Oh, Dios misericordioso,
    que te has dignado escoger al Venerable Dr. José Gregorio Hernández
    para que, movido por tu gracia,
    practicara desde niño las más heroicas virtudes,
    en especial una Fe ardiente,
    una Pureza angelical
    y una Caridad encendida.
    Siendo ésta la escala por la cual su alma voló a tu divino encuentro
    cuando recibiste el holocausto de su vida.
    Concédenos que brille pronto sobre su frente la aureola de los santos,
    sí es para tu mayor gloria y de la Santa Iglesia.
    Amén.

  23. edwing lizcano dice:

    Son tan amables de regalarmen la direccion y el telefono muchas gracias

  24. María dice:

    ME pueden decir donde queda el sitio en Medellín de Pedro y Socorro una dirección o el correo electrónico de ellos ya que vivo en Medellín y necesito ayuda o algún teléfono muchas gracias si me responden

    • Anónimo dice:

      Maria podrias decirme si encontraste el lugar, tambien lo necesito..muchas gracias a quien me pueda dar la informacion

  25. jose jimenez dice:

    DR JOSE GREGORIO TE PIDO POR MI PAPI HUMBERTO NICOLAS JIMENEZ LUDEÑA QUE ESTA POSTRADO Y SIN REACCION POR MI FAMILIA POR QUIENES ESTAN MUY ENFERMOS Y POR MI, JOSE CARLOS JIMENEZ MARQUEZ POR QUE SANES EL VITILIGO, ESTRES Y FOBIA SOCIAL AMEN. EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO, AMEN

  26. jOSE lUCAS dice:

    Los charlatanes y bandidos se han aprovechado del valor del hermano Jose Gregorio Hernandez ; mi madre fue curada de gangrena gaseosa cuando le iban a amputar las piernas y le dieron pocos años de vida pero Dios no lo quizo asi y por medio del hermano como por arte de magia fue sanada por el poder de Dios nuestro Señor Jehova y la intercesión de el hermano fue curada totalmente ….donde los medicos que la trataban quedaron perplejos y asombrados y mandaron sus familiares donde la medium atendia llamada Flor Maria en Bogota del barrio quirigua año 1982 … pero ahora 2013 no se donde acudir espero que si alguien concoce un medium verdadero me regale su direccion…….

  27. patricia dice:

    Doctor Josè Gregorio ruego hoy en el dìa de mi operacion puedas extraer todo el quiste, dejo toda mi fe puesta en ti, creo en dios padre todo podero asi como en ti amen!!!

    • Anónimo dice:

      Patricia haga la oración del hermano Jose grégorio que el hace hasta donde mi padre le da permiso,el resto es mi padre y los mérítos que tú te mereces, hagalo con fé ante mi padre y veras los resultados. Dios ne la vendiga y me la protaja, hoy mañana y siempre.

  28. milagros dice:

    doctor jose gregorio hernández, te pido con el permiso de Dios, que escuches y sanes a todas estas personas que con fervor se han acercado a ti, y te pido tambien que me sanes tanto física como espiritualmente de este virus que me está consumiendo, en tus manos entrego mi vida y te abro las puertas de mi vida y mi corazón para que con el concentimiento de Dios bajes y me sanes, te lo suplico, te pido que me ayudes a parar este sufrimiento. gracias por entrar en mivida, eres mi consuelo y esperanza gracias,

  29. juan duarte dice:

    dejo la salud de mi hijo dilan camilo en dios y el hermano jose gregorio hernandez,la fe mueve montañas.

  30. CHARLES CASTEL dice:

    FUI CURADO DE CÁNCER EN AMBOS PULMONES, TENGO LA INFORMACIÓN EN LOS CD DEL ESCANER QUE ME HICIERON, SE PUEDE COMPROBAR CIENTÍFICAMENTE HOY ESTOY TOTALMENTE CURADO MI CORREO Es
    ufocar2545@gmail.com GRACIAS DR. J.G.H.C.

  31. leidy aguirre dice:

    doctor jose gregrio en tus manos dejo este cancer cerebral q me a tormenta yo se que tu me sanaras

  32. miriam dice:

    tengo varios enfermos en situaciones muy dolorosas y quisiera saber donde queda la casa de pedro y socorro en medellin.necesito con urgencia para mis enfermos.agradesco q alguien me de esa informacion

  33. Anónimo dice:

    En tus santas manos dejo la salud de mis ojos. ayudame por favor

  34. Anónimo dice:

    El poder de Dios en manos de UN ser extraordinario como es el Dr Jose Gregorio Hernandez. Alejemoslo de las manos equivocadas de la magia negra y la hechiceria.

  35. laura Serrano dice:

    Doctor Jose Gregorio Hernandez te suplico cures a Gonzalo Alba que en este momemto esta luchando por su vida tiene cancer es un joven que sufrio toda su vida y tiene 26 años un joven sin maldad en su corazon
    laura

  36. Juan Tello dice:

    Oh, Santo Hermano Gregorio, hace muchos años me operaste espiritualmente y gracias a Dios y a tí, estoy muy bien…. Ahora vuelvo a tí, con una petición muy especial, tengo una hija de 1 año que está enferma, te ruego de corazón que la atiendas, la revises y la cures, ella se llama Maria José, soy de Ecuador, ella está interanada en el hospital Roberto Gilbert, ya lleva allí un mes y no tiene mejoría… De corazón te lo ruego, cura a mi pequeña hija…. Te doy las gracias por escucharme….

  37. Anónimo dice:

    hermano jose gregorio hernandez te pido que desaparescan estas bolitas de mis senos por favor te lo ruego amen

  38. Anónimo dice:

    hermano jose gregoriote un fabor que la hermana Ines se le quiten tods los los moretonesensus piernas señor alludemen por fabor y que sele balla todos sus dolores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi comuna, la mejor escuela

Experiencias, talleres y pedagogía vivencial para el progreso de la comuna Doce de Octubre. Medellín, Colombia.

Medellín entre Letras

Historias de ciudad

Medio ambiente y sociedad

Trabajo para convertir mi realidad en una cultura de paz sostenible.

Jhonjaimeosorio

Historias de ciudad

letrinblog

A fine WordPress.com site

Reiki es salud, Reiki en Valencia

Reiki Usui Japonés por Cristina Cañizares

El cuento de Saliary

Un cuento a mi paranoia

Historias de ciudad

Historias de ciudad

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: